El primer beso, ¿Cuándo?

Hoy hablaremos del momento adecuado para lanzarse a los labios de la mujer deseada y darle el primer beso. Tras ese momento será prácticamente nuestra (salvo excepciones, sobretodo de inglesas borrachas) pero para ello tendremos que jugar bien nuestras cartas, pues encontrar el momento adecuado para juntar las bocas no suele ser tarea fácil.

primer beso

Hoy explicamos como acabar así más veces.

Una vez tenemos decidido atacar, lo más adecuado es no hablar y mirar a la chica intentando transmitir con la mirada la simple frase “quiero besar tus labios”. Si la chica no es virgen entenderá perfectamente nuestras intenciones, ante lo cual se pueden dar las siguientes situaciones:

Rechazo de la mirada
La chica, al ver el fuego en nuestros ojos, hace cara de “esto no va conmigo” y gira la cara hacia otro lado. Si esto pasa lo mejor es retirar las tropas y probar suerte otro día. Los más impacientes pueden intentar hacer la mirada un poco más tarde, y tal vez por pena la chica no nos la rehuya, pero si nos decidimos a atacar nos exponemos a que nos realicen la temida Cobra. Sinceramente, es mejor no arriesgar.

rechazar beso

La Cobra no es solo cosa de chicas…

Sonrisas y comentarios
Ante nuestra mirada “asesina” la chica también puede responder con alguna sonrisa pícara y poniéndose a hablar sobre la primera cosa que le venga a la cabeza. Esta reacción no es mala, ya que en la mayoría de casos lo único que la chica quiere es prolongar un rato más el tonteo antes de llegar al beso. Nos lo tendremos que currar un poco más, pero si seguimos como hasta ahora en la próxima mirada de ataque las posibilidades de éxito son muy altas.

mirada beso

Con sonrisitas así el trinfo está cerca

Aguante de la mirada
Si la chica nos aguanta la mirada, entonces nos está diciendo que pasemos al ataque. La conquista no puede fallar. Aún así, para soldados profesionales, cabe la posibilidad entonces de no besarla en ese momento. Esto le provocará un considerable aumento de feromonas, que bien aprovechado harán que en el próximo ataque se vuelva una salvaje. Eso sí, tampoco nos pasemos de listos que como esperemos mucho igual se va con otro, que con la líbido por las nubes a casa sola no se irá.

Y sobre todo, atreveos a realizar la “mirada asesina” en algún momento, porque sino nunca sabréis si ella quiere tema o no. Que las que se tiran por cuenta propia a la boca del chico desgraciadamente no abundan.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s